Tanto en el momento del cuidado de la viña, como durante la elaboración del vino en bodega, Matsu sigue la filosofía de respeto a los procesos naturales, se trata de intervenir lo mínimo posible de una forma externa.

La vendimia de la uva con la que se elaboran los vinos de la colección Matsu se realiza a mano y siempre en el momento óptimo de maduración, controlado por el equipo de Vintae. La uva se traslada a la bodega en cajas y pequeños remolques.

La fermentación de los vinos de la colección Matsu se lleva a cabo en depósitos de hormigón de 15.000 litros de capacidad que disponen de control de temperatura, algo muy importante para evitar que se sobrepasen los 24 grados y preservar de esta forma la fruta y la frescura que caracterizan a estos vinos.

La fermentación maloláctica de los vinos de Matsu, al igual que la crianza, se hace en barricas de roble francés. Todo este proceso se lleva a cabo en el espacio que Vintae tiene alquilado dentro de las instalaciones de la cooperativa Covitoro. En ningún caso los vinos de Matsu pasan por ningún proceso de filtrado ni clarificado mediante métodos agresivos.